Frases

16 octubre 2017

Pin It

Widgets

Frases de la película: The Beguiled (Sofia Coppola)


Publicado por on 10:25

;

Nicole Kidman



Frases y Diálogos de la película "The Beguiled" (La Seducción). Directora: Sofia Coppola, Guion: Sofia Coppola (Novela: Thomas Cullinan), Música: Phoenix, Fotografía: Philippe Le Sourd. Película más reciente de la directora Sofia Coppola, quien a la vez dirigió y adaptó el guión de la novela de Thomas Cullinan. Novela que ya había sido adaptada con éxito al cine en el año de 1971 por el director Don Siegel, y con un reparto de lujo encabezado por Clint Eastwood y  Geraldine Page. Sofía Coppola también armó un elenco de lujo, con Colin Farrell, Nicole Kidman, Kirsten Dunst y Elle Fanning. La historia es ambientada en el año de 1864 en Virginia durante la guerra civil norteamericana, donde un día a una escuela de señoritas del Sur llega un soldado yanqui malherido, a quien acogen mientras se recupera. En ese tiempo, el cabo McBurney simpatizará con la mayoría de las mujeres de la escuela, despertando pasiones ocultas y reprimidas por la guerra. Me es imposible hablar de la nueva adaptación o reinterpretación de Sofia Coppola sobre la novela, sin remitirme al clásico de Don Siegel, que en mi opinión es estupendo. En varias conferencias de prensa, Sofia Coppola en Cannes dijo que intentó hacer una versión vista desde una perspectiva femenina, y no puedo estar más desconcertado luego de terminar la película. Si bien, la película está completamente adaptada a su estilo, un gran diseño de producción, excelente fotografía, una atmósfera que recordaba a sus Vírgenes suicidas, y en general el aspecto visual es alucinante, en la parte del argumento, la edición, no entendí por qué omitió muchas cosas, características y escenas importantes de sus personajes femeninos, que para mí hubiesen reforzado esa visión femenina que intentó reflejar. La novela y la película de los 70 de Siegel es sórdida, atrevida y erótica, y explora con mayor profundidad esa vendaval de emociones a las que se enfrentar este grupo de mujeres, con sexualidad reprimida por la época y por los tiempos de guerra. En cambio, Sofia, omite muchas cosas, y ni siquiera las sugiere, sino que sus personajes se pasean sin despeinarse en una estética preciosista, logrando que se opaque ese universo interno que no alcanza a reflejar. En realidad la película no me pareció mala, y si intentó olvidar la versión del 71, creo que puede quedar una producción igualmente aceptable pero sin alma. Pero si recuerdo la versión del 71, no puedo más que sentirme decepcionado, por lo desaprovechado de todos los elementos a favor que tenía, la posibilidad de hacer una versión que emulara a su predecesora, por los elementos se producción, visuales y estéticos que tan bien maneja Coppola, y el estupendo elenco que tenía. Las actrices y el actor hacen lo que pueden con el material que tenían, pero no logran alcanzar la profundidad que pudieron haber alcanzado. Creo que por su profundidad y nivel de perversidad y sordidez, quizás no era el proyecto para Coppola, quien siguió una línea muy plana y escaza de matices, por lo que recomiendo enormemente ver la versión de Don Siegel, si quieren ver la profundidad y la exploración que se propone en la novela, porque en esta versión lamentablemente nos quedamos en la superficie, con una versión más conservadora. Todos los actores cumplen con su papel, con las limitaciones de cada uno, pero es una lástima no haberlos vistos llegando a las grandes posibilidades que cada uno tenía.


Miss Martha: Chicas, reunámonos para las oraciones de la noche. Querido Señor, te pedimos que protejas nuestra escuela y que protejas a los valientes miembros de nuestro ejército...
Amy: Y que cuides a nuestro amigo, el cabo McBurney, durante su viaje de vuelta.
Miss Martha: Sí. Sí, señorita Amy. La estancia del cabo McBurney nos ha enseñado una lección muy importante: que el enemigo, como individuo, no es lo que creíamos. Inclinemos la cabeza en meditación silenciosa.




Colin Farrell


Amy: ¿Se puede mover?
Cabo McBurney: Lo intentaré si hay algún lugar adonde ir.
Amy: La Escuela Farnsworth está justo al otro lado del bosque. El Seminario de Martha Farnsworth para señoritas.
Cabo McBurney: ¿Hay hombres por ahí?
Amy: Sólo cuatro alumnas más, una profesora y la señora Farnsworth. Ya se fueron los esclavos. No puedo decir que Ud. será bienvenido ya que es un yanqui, pero... mejor ahí que aquí.
Cabo McBurney: Tienes razón. Acepto tu invitación. ¿Me ayudas a levantarme?




Elle Fanning


Amy: ¿Va a morir?
Miss Martha: Hoy no creo.
Amy: ¿Qué le vamos a hacer?
Miss Martha: Vamos a entregarlo a la patrulla, por supuesto. Mientras tanto, no quiero que Uds. anden merodeando por aquí. Ni husmeando por este cuarto. ¿Queda claro?
Amy: Su nombre, por si lo quieren saber, es el cabo John McBurney.
Miss Martha: Pues, no estará aquí lo suficiente para que su nombre nos importe. Bueno, esto ha sido una gran distracción, así que... vamos a dejar los estudios por hoy. Tenemos mucho que remendar.





Kristen Dunst



Emily: Señorita Edwina, ¿tiene miedo de ese yanqui?
Edwina: No. Y es de muy mala educación llamarlo así. Tiene un nombre. El cabo John McBurney.




Nicole Kidman


Miss Martha: Buenos días, cabo.
Cabo McBurney: Buenos días, señora. Creo que estoy perturbando su seminario.
Miss Martha: Sí. Es así.
Cabo McBurney: No tiene pelos en la lengua, señora. Habla francamente. Me gusta.
Miss Martha: ¿Ah, sí? ¿Cree Ud. que me importa mucho si le gusta o no?
Cabo McBurney: Bueno, estoy seguro de que mi opinión no le importa nada, señora. No... No quiero su elogio.
Miss Martha: ¿No? ¿Qué quiere, entonces?
Cabo McBurney: Nada. Ud. ya me ha dado suficiente. Y se lo agradezco muchísimo.
Miss Martha: ¿No tiene miedo de que lo vaya a entregar a nuestros soldados?
Cabo McBurney: No, no creo. Y... no es que no crea que lo vaya a hacer, pero es que hay cosas mucho peores que me podrían pasar. No me complace nada la posibilidad de ir a la prisión, pero es mejor que estar muerto. Y ahí es exactamente donde estaría ahora si Ud. no me hubiera ayudado.
Miss Martha: No necesariamente. ¿Le duele la pierna?
Cabo McBurney: Un poco.
Miss Martha: Pues, dicen que el entumecimiento es mucho más grave.
Cabo McBurney: Tiene razón.
Miss Martha: Queda un poco de brandy por si le apetece.
Cabo McBurney: Bueno, me encantaría.
Miss Martha: No se lo ofrezco por su placer, sino por su comodidad.
Cabo McBurney: De acuerdo, señora.
Miss Martha: Debo recordarle, cabo McBurney, que Ud. no es un invitado. Ud. es un visitante muy inoportuno, y no pretendemos entretenerlo.
Cabo McBurney: Pues, no es mi expectativa, señora. Aun así, se dará cuenta de que... me entretengo fácilmente.




Elle Fanning


Miss Martha: Se me ha ocurrido que deberíamos reflexionar sobre la inesperada presencia del cabo McBurney en nuestra casa. Hasta que su pierna mejore, claro. Y nos convendría hablar también de cómo podemos practicar la compasión y qué otras cosas podríamos aprender de su estancia aquí. ¿Qué opina cada una de Uds.? Señorita Alicia, ¿nos puedes decir qué crees que podríamos aprender de su estancia aquí?
Alicia: Bueno, quizás su presencia nos puede recordar que hay más en la vida aparte de los estudios.
Miss Martha: Pues, a mí me parece que deberían ser el único interés de una señorita de tu edad. Si aprendemos bien las lecciones de joven, podemos esperar una vida tranquila y feliz para cuando hagamos frente a las distracciones del mundo.
Emily: Con la presencia de este odioso enemigo, será un recordatorio constante de que la guerra continúa. Y de los sacrificios y las súplicas que tenemos que hacer.
Edwina: Me gustaría decir que cualquier soplo de aire fresco del mundo exterior nos viene bien a todas nosotras.
Jane: Me dijeron que es un mercenario. Así que tal vez ni siquiera es nuestro enemigo.
Amy: ¿Qué es un mercenario?
Alicia: Significa que el ejército le paga para luchar. En realidad, no está luchando por su causa.
Miss Martha: Bueno, eso no lo sabemos.
Amy: Parece que ha estudiado mucho sobre la naturaleza, así que espero aprender con él sobre la vida salvaje de otros lugares.
Edwina: Me parece una persona sensible.
Miss Martha: ¿Sí?
Edwina: Me resulta... Comprensivo.
Miss Martha: ¿De verdad? Debes contarnos más sobre lo que has descubierto de él, Edwina. Como completas seguidoras de Cristo, nos juntaremos con el cabo después de la cena para decir una oración juntos antes de acostarnos.
Todas: Sí, señora Martha.




Nicole Kidman



Miss Martha: La herida se está curando muy bien. 
Cabo McBurney: ¿Cuándo cree que estaré completamente recuperado?
Miss Martha: Algunos dirían que ya se ha recuperado. Estoy segura de que los cirujanos del ejército dirían que está listo para volver al servicio.
Cabo McBurney: Entonces, ¿quiere que me vaya?
Miss Martha: No dije eso.
Cabo McBurney: No, claro que no. Ud. es... una señora demasiado educada para decirlo de una manera tan directa.
Miss Martha: Soy tan directa como es necesario, cabo McBurney. Pero como Ud. ha sacado el tema, yo diría que la pierna se habrá curado lo suficiente bien para que pueda marcharse a final de esta semana.
Cabo McBurney: Pues, eso es... Dentro de unos pocos días.
Miss Martha: Sí.
Cabo McBurney: ¿Adónde me iré?
Miss Martha: Me temo que eso le corresponde totalmente a Ud., cabo. Sin embargo, creo que encontrará columnas de sus tropas por el camino principal a Richmond.
Cabo McBurney: Bueno, si me quedo, su jardín tendrá atención constante. Es decir, Ud. necesita jardinero de tiempo completo.
Miss Martha: Quizás. Pero me imagino que, en estos tiempos, hay que prescindir de ellos.





Kristen Dunst


Cabo McBurney: ¿Quería verme? Gracias.
Edwina: Ud. tiene las uñas como si hubiera intentado cavar un hoyo.
Cabo McBurney: Es lo que hice. En plena batalla con todo ese hierro volando por encima de mí. Mi primera idea fue enterrarme.
Edwina: Pero, cuando no pudo, huyó.
Cabo McBurney: Sí. Hui con la fuerza de Dios.
Edwina: No fue muy valiente de su parte huir.
Cabo McBurney: Bueno, quizás no, pero fue inteligente.

Cabo McBurney: ¿Le puedo hacer una pregunta? Señora Morrow...
Edwina: No pasa nada.
Cabo McBurney: Si pudiera tener cualquier cosa... ¿Cuál sería su mayor deseo? Si pudiera tener cualquier cosa en el mundo, ¿qué sería?
Edwina: ¿Cualquier cosa?
Cabo McBurney: Sí, cualquier cosa.
Edwina: Que alguien me llevara muy lejos de aquí.





Colin Farrell


Cabo McBurney: ¿De dónde es, señora Edwina Morrow?
Edwina: La casa de mi padre está en Richmond. Me fui de Savannah cuando era muy joven. Vivimos en varios lugares por motivos de negocios de mi padre.
Cabo McBurney: ¿Y está esperando a que vuelva algún pretendiente cuando se acabe la guerra?
Edwina: Yo no tengo a nadie en el ejército.
Cabo McBurney: ¿Y cómo acabó en este lugar?
Edwina: ¿Por qué se interesa tanto por mí?
Cabo McBurney: Es que me da la impresión de que Ud. y yo estamos fuera de lugar aquí. Apuesto a que Ud. es una persona independiente. Y que las otras chicas no saben cómo ser su amiga. Y, claro, luego está su apariencia.
Edwina: Eso no me importa.
Cabo McBurney: Pues, le aseguro que a las demás sí les importa. Siento decírselo, y espero que no le importe, pero... en todos mis viajes nunca había visto a una belleza tan refinada como Ud.



Si conoces otras frases, diálogos o monólogos que destacar de la película The Beguiled (Sofia Coppola) deja tu comentario ;)




Sofia Coppola

Alejandro

Gracias por visitar mi pagina, disfruta de este nuevo blog espectacular y visita todas las paginas para descubrir mas frases.

0 comentarios:

Publicar un comentario